Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , ,

Escribo este post a las 5.25 horas de la madrugada, después de ver cómo se ha desarrollado la final de MasterChef Junior España.

No os negaré que tenía mi preferida, que era Aina, una niña de Barcelona, que a parte de cocinar bien, es dulzura pura, ternura, bondad…y mil calificativos más.

Pero dejando de lado mis preferencias, quiero centrarme en el concurso en sí y en los niños que en él han participado.

Me enamora ver cómo niños de 8 a 12 años tienen una pasión qué yo a su edad no tenía. supongo que es una de las ventajas de la globalización.

Ver a esos pequeños grandes genios me deja con la boca abierta!

Creo que Manel (Manuel) en el concurso es un justo y merecedor ganador del Mejor Máster Chef por su actitud, por su talento, y espero que dentro de muy pocos años sea un gran Chef; cómo ha demostrado en el concurso.

Mientras miraba y veía la final de esos dos pequeños grandes talentos, ha habido algo que me ha llamado especialmente la atención, y es cómo la madre del ganador, ha dicho con sinceridad e incluso sorpresa : “ha nacido para esto”.

Y es cierto, he seguido casi todo el concurso, y es un pequeño gran CHEF!!!

La presentación en los platos, el querer superarse, el arriesgar…

Manu, Manuel, Manel ,tiene tantas cosas que destacar, que no sabría por dónde empezar!!!!

Pero no quiero hablar de eso, sino de un tema muy diferente…

Y es cómo desde niños se nos marca la personalidad, no quiero analizar el porqué, el dónde, el cuando ni el cómo!

Pero he visto en esos 16 niños todo tipo de caracteres.

Desde los más bellos, hasta los más ruines.

Me dejó helada en uno de los programas ver cómo la personalidad futura se puede observar en un niño de 9 años… El egoísmo , la prepotencia, en el concurso vi lo que no esperaba ver jamás y es la maldad en una mirada.

Creo que a lo largo de mi vida, que son 42 años no había percibido tal nivel en una mirada en ninguna persona adulta.

Supongo que se debe a que a medida que crecemos aprendemos a disimular las cosas, que en cuando somos niños no puede ser más obvio.

Tampoco he sido capaz de niña a distinguir a las actrices y víctimas, que quieren serlo para hacer un chantaje, o intentarlo; ni a ver la ambición insana en alguna de las participantes.

Todo lo bonito y tierno que tiene Master Chef Junior, debo reconocer que me ha dejado perpleja de cómo desde niños se sabe que camino vamos a coger en nuestra vida.

La sensibilidad, la ternura, el compañerismo, la amistad, las envidias, los complejos, el egoísmo, y lamento volver a repetirlo, la maldad en la infancia, me ha dejado tan helada cómo preocupada.

Sin duda forjamos desde niños cómo seremos de adultos.

El entorno nos marca mucho.

De esos 16 grandes pequeños, me duele ver cual será buen persona y cual no. A menos que la vida les haga escoger el camino correcto.

No sé hasta que punto los adultos influyen en ellos o no😦

Es simplemente mi opinión y espero que no moleste a nadie, en caso de que sea así, estoy abierta  debatirlo!

Un abrazo

RosaMaNM

Delocosyenajenados