Son 7 minutos, sólo 7 minutos que nos permiten darnos cuenta de qué nuestra vida se basa en una “zona de confort”; incluso cuando no tiene nada de confortable.

Aunque nos sintamos oprimidos, asfixiados, desesperados.

Este vídeo al que tuve acceso gracias a un miembr@ de la Comunidad PTB de Google + (creo recordar que fue Reyes Ramón, aunque si no es así, pido disculpas a quién lo hizo llegar hasta mis manos en la Comunidad, pero creo estar en lo cierto…) Nos enfrenta a nuestros miedos.

En nosotros está el querer volar

o no.

Es algo muy complicado y sobre lo qué no se puede aconsejar a nadie.

Tiene que nacer de uno mismo.

Mis queridos locosyenajenados yo soy la primera que estoy en ese trampolín…

¿Salto o no salto?

Compruebo si tengo alas suficientemente fuertespara iniciar un vuelo de lo más incierto, debido a qué no sé si las alas funcionan,

o acabarán estampándome contra el suelo…

Sólo sé una cosa, si me dejo los huesos en el suelo de ahí no pasarán , a menos que sea al “cementerio” y al regreso a la “zona de confort”.

Tengo vértigo, sudor, temblores, y porqué no decirlo claro : tengo ¡¡¡MIEDO!!!!

Pero es ahora o nunca

Con lo cual sino tenéis noticias de mí es que estoy con “yesos” uniendo los huesos rotos; pero al menos lo habré intentado.

Qué nadie te prive de tus miedos, reticencias, inseguridades, pero tampoco de tus ansias de volar, de dar un paso adelante, de crecer tu mism@.

Os deseo un feliz Martes

@RosaMaNM

Delocosyenajenados