A pesar del nombre del blog, creo que ésta será la primera vez en la qué me centraré en palabras serias y en una persona “al parecer” cuerda. Vaya por delante mi condición agnóstica,  desde la que analizo la noticia que ha saltado en todos los medios de comunicación, hace apenas un poco más de hora y media : La renuncia de Joseph Ratzinger al Pontificado, que se hará efectiva el próximo 28 de Febrero.

Sorpresa generalizada en todos los ámbitos general y esta noticia ha pasado a ser tendencia con el hasthag #elpapadimite. Obviaré de entrada los comentarios irónicos y de muy variable índole (quizás estando de acuerdo con la mayoría  la creatividad es la base de todos ellos), quiero detenerme sólo en pensar en voz alta sobre esta decisión.

¿Puede tener relación la apertura de la cuenta en Twitter de @pontifex, que ver con esta decisión? ¿El “contacto” con el vertiginoso TimeLine de los feligreses ha influido? Más que patente y fehaciente es el hermetismo en el que siempre ha vivido la Iglesia Católica desde tiempos inmemoriales, así cómo aislada a la realidad social y del día a día.

Es algo que no debería extrañarnos, las redes sociales han implicado una revolución en muchos países del mundo, la posibilidad de ver otras mentalidades, formas de vida, gobiernos democráticos… Cómo se respetan los Derechos Humanos Fundamentales y  libertades personales de los qué se veían privados, fueron quizás el detonante de muchas de las revoluciones actuales. Empezando por la de Egipto y las concentraciones en la Plaza Tahrir, a la que han seguido otras en  países colindantes…

En un momento cómo el actual dónde la corrupción,  las ansias de aferrarse al poder de muchos representantes políticos (unos cuantos de ellos”presuntamente” corruptos e imputados en casos de tramas vergonzosas) me pregunto :

“Algun@s” de estas “joyitas” se jactan de ser católicos y muy católicos pero poco predican con el ejemplo los preceptos de su religión. ¿No serán sólo “católicos de boquilla”. ¿Les dedicará a ellos, su máximo representante ‘El Papa’ pidiéndoles que actúen en consecuencia?.

Obvio es que su edad es avanzada y quizás no tenga un estado de salud muy bueno, pero me quito el sombrero ante su visión sobre sus límites físicos y  abriendo camino al futuro.

Hay que retroceder hasta 700 años atrás, que se dice pronto, para encontrar el último Papa que renunció :  fue Gregorio XII, el veneciano Angelo Correr, quién se retiró en 1415, dos años antes de morir.

¿Será una estrategia de “marketing celestial” para fortalecer la Iglesia Católica y su número de adeptos, viendo el avance del Islamismo más feroz y radical?

Ratzinger lo ha hecho bien y “secundum legem” (o sea en base a ley)

El derecho canónico permite la renuncia: “Si el Romano Pontífice renunciase a su oficio, se requiere para la validez que la renuncia sea libre y se manifieste formalmente, pero no que sea aceptada por nadie”.

 

En los tiempos que corren es “excepcional que se actúe así.

Sigo reflexionando sobre la noticia.

Un abrazo

Delocosyenajenados

@RosaMaNM

Anuncios