Imagen

Escuchando mi programa favorito : La Noche Es nuestra de (1 a 4 am con Julie Thomasoro, con la colaboración hasta las 2 am de El Langui), que os recomiendo escuchéis, ya sea en directo por la radio, Iphone, Ipad, Internet, ( resto de smartphones & Tablets) o bien sus podcasts ,a cualquier hora del día, que os aseguro vale la pena, hoy anunciando el programa un poco antes de empezar, han colgado en su facebook https://www.facebook.com/lanocheesnuestra o en su Twitter @lanocheesnuestr la imagen que precede este texto.

Imagen que me va qué ni pintada con el nuevo “especimen” nocturno que me encontré el sábado, saliendo a divertirme con amigas.

Qué de noche todos los gatos son pardos es más que sabido; son años de salir de noche, a divertirse, con el simple propósito que os acabo de hacer mención ,pasarlo bien, pero siempre hay quién te deja una anécdota de la qué te ríes al momento o con el tiempo, de la misma manera que hay situaciones de lo más patéticas, por repetitivas y penosas, que se repiten una noche tras otra.

De sobras conocemos chicas, toda una clasificación de lo que nos espera ante una noche en un local cualquiera, de una ciudad cualquiera y de un país cualquiera; porqué se repite aquí, allá y en el más allá.

El pesado, el borracho, el baboso, el “ingenioso” ( que precisamente por su falta de originalidad recibe ese calificativo entrecomillado), el salido ( que en muchas ocasiones reúne las categorías previamente enumeradas), el freak qué salió por última vez cuando aún existía el vídeo beta, y lo compró creyendo que era el futuro y que los jersey de punto hechos por mamá, nunca pasan de moda. Creédme cuando os digo que sí, por mucho que suene a ciencia ficción, aún existen… para pesar y dolor en las retinas del resto del personal femenino que sale a bailar y tomar una copa con la gran compañía de l@s amig@s, y el hortera que aún lleva calcetines blancos, en locales de cierto nivel y glamour, que de seguro soborna al portero, sino no le encuentro otra explicación.

Pues bien, cuando creía que ya nada podía sorprenderme y en plena era de la tecnología avanzada, no sólo existe de manera virtual sino también nocturna, el acosador. Sí, sí, tuve que vivirlo in situ, cómo la evolución que indica el dibujo que he compartido con vosotros, hay un acosador visual.

Ver cómo tener educación puede dar pie a una obsesión me resultó muy desagradable. Lo qué tenía que ser dos horas disfrutando de música, amistad, copas y risas, acabó convirtiéndose en un desagradable episodio, en el qué cómo ave carroñera, un tipejo se dedicó a rondar y rondar, con un máximo de metro y medio de distancia.

normalmente con un simple, no me molestes,género masculino os debería bastar; y si además veis que la mujer a la que os acercáis, es alejada de vosotros por una de sus amigas, y otra os dice por activa y por pasiva, que no eres bienvenido, es qué no sois bienvenidos. Tal involución me sorprendió en sobremanera. Y cuando dices por activa y por pasiva que se está cometiendo acoso, hay dos opciones, la mejor para esta “basura humana”, es retirarse, porqué podéis ser objeto de denuncia inmediata.

Ahí os lo dejo cómo reflexión.

Espero que no caiga en saco roto ( aunque en la categoría de acosador, seguro que sí).

Triste, penoso y desgraciadamente verídico.

Anuncios